jueves, 25 de marzo de 2010

Palabras prestadas

La influencia del idioma inglés es palpable en nuestra vida cotidiana de una manera tan significativa que no notamos muchas veces que gran parte de las palabras que utilizamos en nuestras conversaciones diarias tienen origen o proviene de alguna variable, no siempre usada de manera correcta, del inglés.

Normalmente al llegar a nuestro hogares empleamos frases como me voy a poner los “chores” para referirnos a pantalones cortos o Short; no referimos a los vigilantes como “guachimanes” derivado de watchmen, es decir, vigilantes. De igual manera, la expresión agarrar su macundales, tiene su origen en los campos petroleros, donde el obrero gringo tomaba su caja de herramientas marca Mcandales y se iba a su casa.

Tomamos prestadas palabras y las adaptamos y modificamos en nuestro hablar diario generando una mezcolanza que luego genera dificultades al intentar establecer comunicación con personas de otras regiones del país y de otros países de habla hispana y en el momento de efectuar traducciones formales.

Soler (2009) señala que las nuevas realidades tanto intelectuales como materiales crean nueva términos nuevos (neologismo formal) o pueden adoptar formas extranjeras (préstamo) y hasta aplicar “un nuevo significado a un significante ya existente en la lengua (neologismo semántico).

Estos préstamos lingüísticos desde el inglés hacia otro idioma se les denomina anglicismos. Algunas veces se generan por traducciones deficientes de lecturas o conversaciones en inglés y otras se crean por la inexistencia de una palabra adecuada para traducir el término.

Solis (2005) indica que los colaboraciones que ingresan en la lengua pueden ser nombres, verbos, o adverbios, explica que las palabras se “adapta a la estructura lingüística de la lengua receptora, aunque no siempre mantiene la misma forma de la lengua origen, por ejemplo, tomar un nombre plural como singular, Children “niños” con su correspondiente préstamo plural Childrens.
En el caso de las traducciones se dan dos casos: el calco donde se importado todo el equivalente de la lengua origen, manteniendo sólo el significado, por ejemplo: “Word processor” que se sustituye por procesador de textos y los préstamos semánticos donde se da una completa sustitución y sólo se importa el significado. El término computer se sustituye por ordenador, procesador o computadora por falta de un equivalente.
En los préstamos simples se importa el significado y la forma fónica (chip, mouse, window, zip) pero se puede dar además un cambio parcial o total. En los híbridos se presentan en palabras compuestas por dos morfemas. Se crea una palabra que resulta de la unión de dos morfemas uno importado y otro propio del idioma como ejemplo memoria RAM (Ram memory). Hay híbridos simples como plotear.

Palabras originadas en la terminología informática también forman parte de nuestro hablar cotidiano y así para referirnos a nuestro ingreso en las redes sociales y la internet nos encontramos googleando por utilizar el buscador “google”, chateado y la más nueva twiteando al ingresar en la red social Twitter, esto por falta de términos adecuado en nuestro lenguaje.


LAS TRADUCCIONES

Para un mejor entendimiento de los términos y lograr traducciones que puedan entenderse y expresar temas relacionado con la informática tomaremos lo expresado por González y Sánchez quienes aportan una importante ayuda con un una serie de normas a tomar en cuenta.

González y Sánchez (1996) señalan, por ejemplo, que los textos informático de carácter no tan científico deben tener tres características fundamentales la corrección con uso de lenguaje coloquial culto; ser conciso escrito en frases cortas y con claridad. Señalan la importancia de evitar los anglicismos y extranjerismos que suelen emplearse con mucha frecuencia en esos textos.

Las traducciones deben ser preferentemente en voz activa para garantizar su claridad, evitando el exceso del uso de la voz pasiva traída del inglés. Por ejemplo no traducir frases como” the disk is inserted into the computer por la textual “el disco es insertado en el ordenador”, ya que es una frase alejada de uso común del castellano.

Por lo general se mantiene la jerga informática en las traducciones en algunas palabras tomadas del inglés por falta de una traducción que guste a todos, por ejemplo es de uso común seguir diciendo software al aunque sería más sencillo usar programas. Sin embargo, se pueden emplear ambos términos.

Para algunos defensores de la lengua castellana es necesario “castellanizar” todas las palabras traídas de otros idiomas. Es cierto que puede abusarse de términos extranjeros, pero es una realidad innegable que no conocer ambos usos puede generar dificultades a la hora de entender textos de informática, por lo tanto nuestra invitación a los estudiantes de estas áreas es a tratar de lograr un uso un amplio conocimiento de ambos idiomas y buscar lograr que al momento de efectuar traducciones logren efectuarlas con un idioma fácilmente digerible. Empleando el uso del sentido común y evitando términos poco entendibles.


Hay que lograr una justa combinación del inglés y español que sirva para navegar seguros en el área de la informática, sin caer en el abuso del spanglis.


Referencias
Solis, N. (2005) Análisis lingüístico de los anglicismos en el tecnolecto de la informática. Tesis de grado para obtener el título profesional de Licenciada en Lingüística. Universidad Mayor de San Marcos-Perú. Disponible en
http://www.ati.es/gt/lengua-informatica/estilo1.html



González, M y Sánchez, J. (1996) Normas de estilo para la traducción de textos informáticos. Grupo de Ingeniería del Software, Dpto. Informática y Sistemas. Univ. de Murcia. Disponible en http://www.ati.es/gt/lengua-informatica/estilo1.html


Soler, R. (2009) Anglicismos léxicos en dos corpus. Facultad de Educación. Departamento de Ciencias de la Educación, Universidad de Zaragoza disponible en: http://www.ucm.es/info/especulo/numero42/anglexi.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada